GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Día 19 "Viviendo la Cuaresma con sentido"

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA -
TERCER DOMINGO DE CUARESMA


Propósito




ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor mío, Jesucristo, creo firmemente que estás aquí; en estos pocos minutos de oración que empiezo ahora quiero pedirte y agradecerte.
PEDIRTE la gracia de darme más cuenta de que Tú vives, me escuchas y me amas; tanto, que has querido morir libremente por mí en la cruz y renovar cada día en la Misa ese sacrificio.
Y AGRADECERTE con obras lo mucho que me amas: ¡ Tuyo soy, para ti nací ! ¿qué quieres, Señor, de mí?

+ EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (XI, 14-28)

En aquel tiempo, estaba Jesús lanzando un demonio, el cual era mudo; y así que hubo echado al demonio, habló el mudo, y se maravillaron las gentes. Mas algunos de ellos dijeron: "Por arte de Beelzebub, príncipe de los demonios, echa los demonios", y otros por tentarle le pedían les hiciese ver algún prodigio del cielo. Pero Él, penetrando sus pensamientos, les dijo: "Todo reino dividido en partidos contrarios, quedará destruido; y una casa dividida en facciones camina a la ruina. Pues si Satanás está también dividido contra sí mismo, ¿cómo ha de subsistir su reino? ya que decís vosotros que yo lanzo los demonios por arte de Beelzebub. 
Y si yo por virtud de Beelzebub lanzo los demonios, ¿vuestros hijos por quién los lanzan? Por tanto, ellos mismos serán vuestros jueces. Mas si con el dedo de Dios lanzo los demonios, es evidente que el reino de Dios ha llegado ya a vosotros. Cuando un hombre valiente guarda armado la entrada de su casa, todas las cosas que posee están seguras. Pero si otro más fuerte que él le vence, le desarmará de todos sus arneses, en que tanto confiaba, y repartirá sus despojos. Quien no está por mí, está contra mí; y quien no recoge conmigo, desparrama. 
Cuando un espíritu inmundo ha salido de un hombre, se va por lugares áridos buscando lugar donde reposar; y cuando no le halla, dice: me volveré a mi casa de donde salí: y cuando vuelve la halla barrida y bien adornada. Entonces va y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrando en esta casa fijan en ella su morada. Con lo que el último estado de aquel hombre es peor que el primero". Estando diciendo estas cosas, he aquí que una mujer levantando la voz de en medio del pueblo, exclamó: "Bienaventurado el vientre que te llevó y los pechos que te alimentaron". Pero Jesús respondió: "Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios y la ponen en práctica".

MEDITACIÓN DE LA MAÑANA

Adoremos a Nuestro Señor enseñándonos en el Evangelio de hoy sobre la gravedad del pecado de recaída. Él dice, que el estado de aquél que, después de haber sido liberado del demonio, retorna a someterse nuevamente a él, es peor que el primero. Agradezcamos a Él por darnos tan importante advertencia y pidámosle la Gracia suficiente para sacar provecho de ella.

PUNTO PRIMERO -
 CUÁN INFAME ES ANTE DIOS EL PECADO DE VOLVER ATRÁS


1° ES UNA HORRIBLE INGRATITUD: Dios nos ha perdonado nuestros pecados pasados, y este perdón Le hace merecedor de nuestro inmenso agradecimiento. ¡Deberíamos obligarnos a agradecerle abundantemente porque su Bondad no toma en cuenta nuestros pecados, los anula con su Gracia, que por la Sangre de Jesucristo nos mereció esta gracia, nos restituye nuestros merecimientos al Paraíso y a la posesión eterna de Dios, en fin, por la gratuidad de tan grande favor, ya que no lo merecíamos, sino que nos hicimos indignos de ella por el pecado! Y a pesar de ello, en lugar de darle gracias y bendecirle por su grande amor, volvemos a comenzar nuestras ofensas, nos preocupa poco perder su Gracia, o si esta falta es venial, la disminución de esa misma gracia. “¡Qué vergonzosa y culpable ingratitud! ¡Oh alma cristiana, con qué ligereza cambias de camino!” (Jeremías II, 36).

 2° ES UN INDIGNO ABUSO DE LA BONDAD Y LA PACIENCIA DE DIOS: Pensar que porque Dios es bueno, no nos preocupamos de no cometer ningún pecado. Vemos decir: “Él me ha perdonado este pecado, y me perdonará si lo cometo otra vez, o por tercera vez”. “¡Oh hombre!, dice San Pablo, ¿Cómo desprecias la riqueza de la bondad de Dios, de su paciencia y de su longanimidad?” (Romanos II, 4). “¿Cómo no entiendes que la suma bondad de Dios es una razón para que Le sirvas mejor, y que hacer de esto un motivo para ofenderlo es atesorar su Ira sobre tu cabeza?” (Romanos II, 4-5).

3° ES UNA VERGONZOSA PERFIDIA: Cada vez que nos acercamos al Santo Tribunal de la confesión o al Santo Sacrificio de la Misa, protestamos que no volveremos a caer; la Sangre de Cristo, que nos es aplicada en la absolución o dada en la Comunión, sella nuestro propósito; y con todo, ante la menor ocasión que se presenta para complacer a otros o a nosotros mismos, violamos esas santas promesas. ¿No hay más vergonzosa perfidia? “¡Dios mío, ten piedad y misericordia!” (Salmo L, 3).

PUNTO SEGUNDO – 
CUÁN TERRIBLE ES PARA LOS HOMBRES EL PECADO DE VOLVER ATRÁS


1° ESTE PECADO NOS DEBILITA: Al familiarizarnos con el mal, su horror se disminuye, y en consecuencia, se disminuye también la voluntad para resistirlo: Al hacernos caer, nos resta fuerzas en forma proporcional a la altura de donde hemos caído y la profundidad en que nos ha abatido. ¡Cómo habíamos ascendido tan alto antes de nuestra caída! Habíamos sido antes amigos de Dios, pero por nuestro retroceso hemos caído muy bajo, incluso al mismo Infierno si el pecado es mortal, o al Purgatorio si el pecado fue venial. ¡Oh, cuánto nos hiere y debilita!

2° CADA RETROCESO INCREMENTA LA DIFICULTAD PARA VOLVER A LEVANTARNOS: Dice San Pablo “Es imposible que aquellos que fueron una vez iluminados… y a pesar de todo cayeron, se renueven otra vez mediante la penitencia” (Hebreos VI, 4; 6). Indudablemente esta imposibilidad no debe entenderse literalmente, como si el hombre pudiese aspirar que la salvación es posible para él; pero al menos esto indica una dificultad seria que debería hacernos temblar.

De hecho, el volver atrás conecta la voluntad con el mal, y engendra el hábito que pronto se convertirá en una segunda naturaleza, de tal manera que no podamos tampoco medios para levantarnos de nuevo, o alejar los obstáculos que nos impiden regresar, o combatir nuestras malas inclinaciones. Los pocos frutos que ciertos esfuerzos pueden producir nos fastidiarán de realizar otros nuevos, y nos harán creer que será imposible corregirnos.

 Por último, la vergüenza de esforzarnos tanto para regresar y obtener tan poco éxito, permaneciendo en el mismo estado. Tal es el tipo de imposibilidad con que San Pablo amenaza al pecador que desea volver atrás. ¿No hay mejor manera de hacernos temblar y de inspirarnos tal resolución de jamás volver a recaer en el pecado?

—En seguida tomaremos la resolución de:
1º Cada día, después de nuestro examen de conciencia, fijar nuestra atención en la falta que más urgentemente debemos corregir, en orden de anular sobre todo en esas faltas el pecado de volver atrás;
2º De exhortarnos a llevar una vida mejor durante el día que está frente a nosotros comparada con el día precedente. Nuestro ramillete espiritual serán las palabras del Evangelio: “El último estado de ese hombre es peor que el primero” (San Mateo XII, 45).

Tomado de "Meditaciones para todos los días del año - Para uso del clero y de los fieles", P. Andrés Hamon, cura de San Sulpicio (Autor de las vidas de San Francisco de Sales y del Cardenal Cheverus). Segundo tomo: desde el Domingo de Septuagésima hasta el Segundo Domingo después de Pascua. Segunda Edición argentina, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1962.

Día 19º. TERCER DOMINGO.
Tres formas de hacer daño a Dios. Hay tres formas de hacer sufrir y llorar a una madre. Además de la más elemental, que sería atacarle a ella directamente: golpeándola o insultándola, hay otras dos en las que le podemos hacer sufrir igualmente. Una de ellas es hacer algo malo a mi hermano. Si yo le doy una paliza a un hermano mío, y mi madre se entera, le dolerá incluso más que si le maltrato a ella.

Otra forma de hacerle sufrir es hacer algo que sea malo para mí, algo que me empeore. Como mi madre me quiere eso le dolerá. Imagínate que ve cómo te cortas un brazo: no lo aguantaría.

Dios te ve siempre -no como un espía sino como alguien que te quiere mucho- y sufre cada vez que te ve hacer algo QUE HACE DAÑO A OTRA PERSONA, porque esa otra persona es hija de Él y cada vez que te ve HACERTE DAÑO A TI MISMO, y cada vez que te ve hacer algo QUE LE HACE DAÑO A ÉL. Por eso es bueno que todas las noches, cuando te acuestes, hagas un repaso del día, un examen de conciencia, y pidas perdón a Dios por esas cosas que Él ha visto y no le han gustado.

El examen de conciencia lo puedes hacer así: ¿Cómo me he portado con Dios? ¿Cómo me he portado con los demás? ¿Cómo me he portado conmigo mismo? Dios mío, a partir de ahora haré el examen todas las noches. Y te pediré perdón por el daño que haya hecho cada día de alguna de estas tres formas. Y también te agradeceré tu compañía. ¡Recuérdamelo!, y gracias.

Coméntale a Dios con tus palabras algo de lo que has leído. Después termina con la oración final.
ORACIÓN FINAL

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor; muéveme el verte
clavado en la Cruz y escarnecido.
Muéveme ver tu cuerpo tan herido
muéveme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, de tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera;
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified