GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Día 35 "Viviendo la Cuaresma con sentido"

MEDITACIONES PARA LA CUARESMA
- MARTES DE LA PRIMERA SEMANA DE PASIÓN



ORACIÓN INICIAL PARA CADA DÍA

Señor mío, Jesucristo, creo firmemente que estás aquí; en estos pocos minutos de oración que empiezo ahora quiero pedirte y agradecerte.
PEDIRTE la gracia de darme más cuenta de que Tú vives, me escuchas y me amas; tanto, que has querido morir libremente por mí en la cruz y renovar cada día en la Misa ese sacrificio.
Y AGRADECERTE con obras lo mucho que me amas: ¡ Tuyo soy, para ti nací ! ¿qué quieres, Señor, de mí?

MEDITACIÓN DE LA MAÑANA

Prosternémonos a los pies de Jesús crucificado; besemos con amor sus sagrados pies. Es allí donde el alma cristiana encuentra con seguridad su salvación para la eternidad y su consuelo para la vida presente: Es decir, la felicidad del cielo y la felicidad de la tierra. ¡A Jesús crucificado adoración, amor, acción de gracias y bendición!

Día 35º. QUINTO MARTES.

¿Puedo ayudarte en algo, Dios mío? En una obra del escritor brasileño Pedro Bloch encuentro un diálogo con un niño que me deja literalmente conmovido.

¿Rezas a Dios? ?pregunta Bloch.
Sí, cada noche, contesta el niño.

¿Y qué le pides?
Nada. Le pregunto si puedo ayudarle en algo.

Y ahora soy yo quien me pregunto a mí mismo qué sentirá Dios al oír a este chiquillo que no va a Él, como la mayoría de los mayores, pidiéndole dinero, salud, amor o abrumándole de quejas, de protestas por lo mal que marcha el mundo, y que en cambio, lo que hace es simplemente ofrecerse a echarle una mano, si es que la necesita para algo.

Que muchos días le reces así a Dios.
Coméntale a Dios con tus palabras algo de lo que has leído. Después termina con la oración final.

PUNTO PRIMERO 
- DEBEMOS AMAR LA CRUZ, PORQUE ES NUESTRA SALVACIÓN


Hay dos especies de cruces: la Cruz de Jesucristo, en la cual murió, y nuestras cruces personales, que son las penas de cada día. Estas dos especies de cruz merecen todo nuestro amor, porque una y otra son la causa y el instrumento de nuestra salvación.
1º La Cruz de Jesucristo; puesto que, sin ella, hijos de ira que éramos y esclavos del demonio por nuestro nacimiento, estábamos para siempre perdidos, y por su Cruz derribó Jesucristo las potestades infernales, les arrancó de las manos, dice San Pablo, la sentencia que nos condenaba; la borró con su sangre y la enclavó en la Cruz, a fin de que ninguna mano pueda de ahí quitarla. Ha encadenado a su Cruz, como a su carro triunfal, las potestades enemigas; las ha despojado y hecho esclavas, de suerte que, hoy día, se salva todo el que quiere salvarse. La Cruz hace correr en toda la Iglesia, por medio de los Sacramentos, el divino Sacrificio y de los buenos pensamientos y movimientos piadosos, todas las gracias de que es fuente e inextinguible océano; ofrece a todos perdón por lo pasado, valor para lo presente, confianza para lo porvenir. ¿No es esto bastante para merecer todo nuestro amor?
2º Debemos amar bastante nuestras cruces personales, porque la Cruz de Jesucristo las ha elevado al insigne honor de ser el medio más eficaz de perfección y prenda de nuestras eternas esperanzas. “La paciencia que lleva la Cruz, dice el Apóstol Santiago, es la perfección, y una perfección sólida, porque ha sido probada en el crisol”. Es, según San Pablo, la corona de la fe. Es prenda y alegría de la esperanza. Por un momento de ligeras penas nos da una eternidad de gloria.

Después de la prueba vendrá la corona de la vida. Una de las bienaventuranzas proclamadas por Jesucristo es: “Bienaventurados los que padecen”. En prenda de elección, que Dios envía a sus mejores amigos, a quienes pone en el camino real del cielo. Basta un poco de fe en las palabras del Salvador para estimar una buena cruz más que todas las riquezas, una buena afrenta cristianamente soportada, más que todos los honores; las humillaciones, aún las más afrentosas, más que todas las coronas; la ignominia, más que todos los aplausos; la confusión, más que todas las alabanzas. Así el Evangelio nos dice: “Recibid las cruces, no sólo con paciencia, sino también con alegría”. Y el Apóstol Santiago agrega: “Recibidlas con todo gozo”, es decir, con la alegría del hombre del pueblo que recibe una corona, con la alegría del labrador que hace abundante cosecha, con la alegría del negociante que hace una gran ganancia, con la alegría del guerrero que alcanza una gran victoria. Así han pensado todos los santos. Así San Pablo decía: “Sobreabundo en alegría a mis tribulaciones”, y San Andrés, cuando la vista de la cruz le arrancaba este grito: “¡Oh buena cruz, sed bienvenida, como habéis sido tanto tiempo deseada!” O ¿Son estos nuestros sentimientos respecto de las cruces?

PUNTO SEGUNDO 
- DEBEMOS AMAR LA CRUZ, PORQUE ELLA ES NUESTRO CONSUELO


Un pagano había adivinado esta verdad cuando decía que, aceptando las penas de buena voluntad se las endulza. Antes que él, el Espíritu Santo había dicho: “Cualquiera cosa que suceda al hombre justo, no le podrá contristar”: ¿Que será pues en los tiempos de la Ley nueva, en que Jesús crucificado se presenta al alma afligida para decirle: “Pobre alma, consuélate: Yo comparto contigo tus dolores; Yo sé que los padecimientos cuestan a la mísera naturaleza; Yo he pasado como tú, por la pobreza; y si te falta, para consolarte, un amigo que comprenda tus dolores, Yo poseo en el más alto grado esta cualidad de verdadero consolador?”. Una vez, un gran monarca y su ministro, presos en la guerra, fueron tendidos sobre un brasero encendido, por un vencedor cruel. El ministro lanzaba grandes gritos. “Y yo, le dijo el monarca, ¿Acaso estoy sobre un lecho de rosas?”.

Jesús puede emplear el mismo lenguaje, ¡Oh alma afligida!: “Ved mi cabeza coronada de espinas, todo mi cuerpo desgarrado, toda mi persona puesta en ignominia; todo esto he padecido por tu amor: ¿No querrás tú sufrir infinitamente menos por amor mío? Cuando he bebido el cáliz hasta las heces, ¿Rehusarás tú gustar siquiera algunas gotas de él? ¡Valor! Ten paciencia; tú reinarás un día conmigo; llegarás al trono por el mismo camino. Únete a Mí, que soy tu Dios, y sufre por mi amor”. Gracias, Dios mío, por este bálsamo precioso que derramáis en mis llagas. ¡Ah! Vos sois el dulce consolador de las almas afligidas.

¡OH SANTO CRUCIFIJO, OS TOMO EN MIS MANOS, OS ESTRECHO JUNTO A MI CORAZÓN: APLICARÉ A TI MIS LABIOS Y ME SENTIRÉ CONSOLADO!


— Tomaremos en seguida la resolución: 
1° De estarnos habitualmente a los pies de la Cruz durante estos días y besarla con frecuencia;
2° De recurrir a la Cruz en todas nuestras penas. Nuestro ramillete espiritual serán las palabras de San Pablo: “Crucificado estoy con Cristo”.


Tomado de "Meditaciones para todos los días del año - Para uso del clero y de los fieles", P. Andrés Hamon, cura de San Sulpicio (Autor de las vidas de San Francisco de Sales y del Cardenal Cheverus). Segundo tomo: desde el Domingo de Septuagésima hasta el Segundo Domingo después de Pascua. Segunda Edición argentina, Editorial Guadalupe, Buenos Aires, 1962.


ORACIÓN FINAL


No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor; muéveme el verte
clavado en la Cruz y escarnecido.
Muéveme ver tu cuerpo tan herido
muéveme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, de tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera;
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified