GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Con los ojos con que se mire

Resultado de imagen para Ésta es la historia de un viajero que fue a parar a una ciudad de Francia
Ésta es la historia de un viajero que fue a parar a una ciudad de Francia. El caminante se admiró de ver la cantidad de canteros, albañiles y carpinteros dedicados a la construcción de un magnífico edificio para la Iglesia. Se acercó a uno de los canteros para interesarse por su trabajo.

– “¿Podría explicarme en qué consiste su trabajo?”, le preguntó.

El hombre, molesto por la pregunta, le contestó de mala forma:

– “Estoy picando estos bloques de piedra con el marrón y el cincel, y después los estoy ensamblando tal y como se me ha indicado para hacer un muro. Estoy sudando la gota gorda y además me duele muchísimo la espalda. Y para colmo, este trabajo me aburre y me paso el día soñando con el día en que pueda dejarlo.”

Ante tal respuesta, el viajero prefirió marcharse y charlar con otro cantero.

– “¿Podría explicarme en qué consiste su trabajo?”, preguntó nuevamente.

Y el segundo cantero le contestó:

– “Pues mire usted: como tengo mujer e hijos necesito un trabajo para ganarme un sueldo. Me levanto pronto cada mañana y vengo a picar la piedra, tal y como se me ordena. Es un trabajo repetitivo, como se puede imaginar, pero gracias a él puedo alimentar a mi familia, que es lo que me importa; estoy contento con tener este trabajo.”

Más animado por esta segunda respuesta, el forastero se acercó a otro trabajador.

– “Y usted, ¿qué está haciendo?”

Y el tercer cantero, con los ojos brillantes de emoción y con el dedo índice apuntando hacia el cielo, le contestó:

– “Estoy levantando una catedral. ¡Una preciosa catedral! No podría soñar con un trabajo más hermoso al que dedicar mi esfuerzo.”

Esta historia nos viene muy bien para meditar con qué actitud debemos vivir este tiempo de Cuaresma. Podemos ver la Cuaresma como una carga sin sentido, algo obsoleto y hasta rutinario, justo como veía su trabajo el primer cantero. O por el contrario, la podemos vivir como una oportunidad que nos da la Iglesia para sentirnos mejor con nuestro compromiso cristiano, y aprovechamos el ayuno para rebajar algunas libras de más o para dejar momentáneamente algún vicio, y nos conformamos tal y como lo hizo el segundo trabajador.

Sin embargo, la mejor actitud para vivir la Cuaresma nos la presenta el tercer cantero, nos reta a ver el sentido real del ayuno, la oración y la caridad, que es ir construyendo una vida en santidad. Viviendo desde la esperanza de la Pascua de Resurrección y haciendo posible el reino de Dios en el aquí y ahora de nuestra vida.

Te invito a que hoy, en algún momento del día, se detengan a dialogar juntos en familia acerca de cómo han de vivir esta Cuaresma y cuál ha de ser la meta, recordando que estamos invitados a vivir en santidad… ¿Qué ayuno realizaremos? ¿Qué tiempo dedicaremos a orar juntos? ¿A qué personas de la comunidad podríamos visitar para llevarle alegría y esperanza o ayudarle en alguna necesidad?

Oración
Al empezar esta Cuaresma, te pedimos, Señor, que nos des un verdadero espíritu de conversión: así la austeridad de la penitencia de estos días nos servirá de ayuda en nuestra lucha contra el espíritu del mal. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified